Adviento… Tiempo de espera Gozosa.

 

El Adviento es una espera y una certidumbre. Es la espera de que el Dios vivo va a venir a nuestra vida. Es una certidumbre de que ha venido realmente. Es una llamada para que le abramos las puertas de nuestro corazón.

Este es el sentido del Adviento: prepararnos para acoger la presencia del Dios vivo, terrible y purificador, que derrite los montes de nuestro egoísmo, de nuestra indiferencia y de nuestra injusticia.

“¡Ojalá rasgases el cielo y bajases, derritiendo los montes con tu presencia!”, grita el Antiguo Testamento por boca del profeta Isaías (Is.64,1). Y después continúa: “Bajaste y los montes se derritieron con tu presencia”.

En la medida que los creyentes tengamos valor y amor para derretir los montes del egoísmo, en esa medida será entendida la Buena Nueva de que el Cristo vino a transformar a la humanidad.

Que este adviento que está pronto a iniciar, sea un tiempo de verdadera preparación interior para dejar que Jesús nazca en nuestro corazón y borre de él, todo lo que nos aparta de su voluntad y de nuestros hermano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: