Formación

  
 
 
 
 

     

  

“Ruido y Silencio”

Date la oportunidad de verlo hasta el final 

 

__________________________________________  

 Cómo «discernir»  la llamada de Dios 

He aquí algunas indicaciones prácticas para hacer el “discernimiento” sobre la llamada de Dios.

1-La calidad de mi vida humana

¿Qué camino Señor?

1. ¿Cómo es ” relación con los que me rodean? ¿Qué carácter tengo? ¿Soy dialogante, sociable, capaz de trabajar en equipo … ? 

  • ¿Soy responsable de aquello a lo que me he comprometido: familia, estudios, vida profesional, horarios, compromisos diversos (animador, monitor, etc … )? ¿Tengo un sentido generoso del trabajo? ¿Soy capaz de austeridad y sacrificio?
  • – ¿Cuáles son mis motivaciones de fondo en todo lo que hago?
  • -¿Soy fiel a los compromisos adquiridos? ¿Doy continuidad a lo que inicio?
  • – ¿En qué contexto y circunstancias nace mi vocación?
  • – Tengo una actitud positiva frente al mundo, o una actitud de huida?

2. La “consistencia” de mi experiencia espiritual

  • – ¿Vivo una fuerte relación personal con Dios Padre-Hijo-Espíritu?
  • ¿Es Jesucristo alguien amado a quien quiero «imitar» y seguir ya desde ahora?
  • – ¿En qué se concreta mi amistad con Jesús? Oración personal, Palabra de Dios, sacramentos, María, capacidad de conversión, motivación de lo que hago y «estilo de vida», vocación de servicio, etc.

3. Mi sentido de Iglesia

  • – ¿Mi búsqueda es individual: “Mi Jesús y yo”… o me dejo ayudar?
  • – ¿Valoro el acompañamiento personal y también la vida de grupo?
  • – ¿Acepto la guía de la Iglesia (a través de las personas que tienen competencia) en mi camino de maduración y discernimiento? ¿Soy capaz de apoyar y estimular el camino de otros?
  • – ¿Tengo una mirada positiva sobre los otros Miembros de la Iglesia y las diferentes vocaciones?

Mi sentido de misión

  • – ¿Estoy atento a las «llamadas» del mundo, al clamor de las personas necesitadas?
  • – ¿Qué me dice la situación de tantos jóvenes «pobres» y abandonados?
  • – ¿Voy «conociendo» y viviendo el Evangelio y deseo «contagiarlo» a los demás?
  • – ¿Cómo se concreta esto en mi vida ordinaria?
  • – ¿Pienso que es una suerte y un regalo (gracia) poder trabajar por el Reino de Dios?

5. Mis aptitudes (“talentos”)

  • – ¿Me conozco bien? ¿Soy consciente de mis cualidades y limitaciones (definitivas o superables): físicas, psíquicas, intelectuales, efectivas …?
  • – ¿Me acepto como soy? ¿Tengo un buen nivel de autoestima?
  • – ¿Cómo acepto los avisos y correcciones?

6. Mi proyecto

  • – ¿Tengo un Proyecto ya «cerrado», hecho se mis ideas? ¿O me siento libre y disponible para cambiar ese proyecto porque mi preocupación real es amar y servir a Dios lo mejor que pueda?
  • – ¿Tengo una auténtica disponibilidad y una verdadera obediencia a la voluntad de Dios? ¿En qué se concreta?
  • – ¿Me dedico a hacer «turismo espiritual» o me tomo tiempo para madurar y profundizar lo que yo hago, y ver si realmente lo hago desde Dios?
  • – ¿Espero señales extraordinarias para avanzar o voy dando pasos concretos?
  • – ¿Tengo paciencia conmigo mismo (que no significa conformismo): respetando los tiempos de maduración y las lógicas etapas de todo proceso?

7. Mis silencios

  

 

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: